Donar
News

Cuna de piratas

Cuna de piratas

El fortín de Puerto Hermina fue el refugio del pirata puertorriqueño más famoso: Roberto Cofresí. Ahora está en ruinas, pero vale la pena visitarlo para volver al pasado.


Desde principios de la colonización, Puerto Rico fue un enclave sumamente atractivo para las naciones europeas y también para corsarios y piratas. Ya sea al servicio de esas naciones o por iniciativa propia, ellos atacaban la isla con la intención de arrebatarle una gema valiosa a la Corona española o enriquecerse a costa de la producción isleña.

A fines del siglo XVI, Sir Francis Drake y Sir George Clifford, al servicio de Inglaterra, intentaron infructuosamente, en el 1595 y 1598, respectivamente, de apoderarse de la Isla. También, con suma frecuencia, piratas y aventureros, con su base de operaciones en el Caribe, incursionaban en nuestras costas en labores de contrabando y saqueo.

Como testimonio de esas acciones quedan los lugares que utilizaban como refugio temporero y, en algunos casos, como escondites de botines mal habidos. No pocas embarcaciones eran asaltadas en alta mar y las ganancias en oro, especias y otros bienes se convertían en botín personal o en material de contrabando.

La historia da fe de que el fortín de Puerto Hermina, en Quebradillas, se construyó en el siglo XVIII. La leyenda asegura que este lugar fue refugio y escondite del más famoso de los piratas puertorriqueños: Roberto Cofresí.

Aún hoy son visibles sus ruinas, próximas a la playa del mismo nombre. El fortín, construido en mampostería, sirvió como cuarto de aduana o almacenaje durante el siglo XIX, antes de que se fundara el pueblo de Quebradillas.

Barcos provenientes de Europa y otros lugares del Caribe utilizaban este puerto para desembarcar sus abastos y mercancías para beneficio de los poblados cercanos.

Algunos historiadores aseguran que, aprovechando ese movimiento mercantil, los piratas ganaban las costas, se adentraban por la quebrada y escondían los tesoros robados por los huecos en los acantilados. Con sobrada razón, hasta el día de hoy Quebradillas se conoce como “La guarida del pirata” y hasta sus equipos deportivos utilizan el nombre de “Piratas”.

El fortín en sí estaba hecho de piedras, pero su techo, sus puertas y sus ventanas eran de madera. El nombre del fortín de Puerto Hermina obedece al apellido de una familia española que poseía amplias propiedades en ese litoral.

Luego se convirtió en guarida de piratas y aventureros. Dada su inaccesibilidad, allí floreció el contrabando de productos agrícolas con otros países caribeños. Se dice que el pirata Roberto Cofresí, originario de Cabo Rojo, se convirtió en el terror de los mercaderes marítimos del litoral suroeste, teniendo como base de operaciones la Isla de Mona, la bahía de Boquerón y el puerto de Quebradillas. En este último lugar, aseguran muchos, utilizó el fortín de Puerto Hermina como base estratégica.

Según la tradición oral, Cofresí era tan generoso con los lugareños que estos lo querían y jamás osaron delatarlo. Sin embargo, las autoridades españolas, que no compartían ese cariño, lo capturaron con la ayuda de una goleta norteamericana y el 29 de marzo de 1825 lo pasaron por las armas en la parte posterior del Convento de los Dominicos en San Juan.

Con razón, las ruinas del fortín de Puerto Hermina subsisten entre la historia y la leyenda. Su valor histórico y cultural es atesorado por el pueblo quebradillano. Con sus vetustas murallas junto al acantilado, se levanta frente a un mar bravío cuyas olas rompen en blancos destellos.

Las ruinas bicentenarias y los negros peñascos salpicados de maleza y de cuevas de murciélagos crean una atmósfera de misterio y de leyenda que nos transporta al pasado.

Wandalee Tosado Vázquez, directora de Arte, Cultura y Turismo del Municipio de Quebradillas, asegura que “cuando bajas a la playa de Puerto Hermina y entras al fortín puedes sentir una mística en el ambiente que lo rodea. “¡Hasta te puedes imaginar los barcos piratas que llegaban y salían del puerto!”.

El Nuevo Día, 27 julio 2008

Tagged: , , , , , , , , , , ,